PLAN VACACIONAL 2016 – “Educamos el corazón para la vida” – del 25 al 29 de Julio

planvacacional-iujoseedecatia-2016

Proceso de Preingreso desde el 25/07/2016 hasta el 29/07/2016

preingresoII2016

LA EXCELENCIA HUMANA – Hombres y mujeres conscientes, competentes, compasivos y comprometidos

Logo 60 años Fe y AlegríaHablar de Excelencia Humana en el IUJO. Sede Caracas, es ratificar el compromiso educativo de la Compañía de Jesús de formar hombres para los demás; hombres que no vivan para sí, sino para Dios y para su Cristo (Padre Arrupe, 1973) hombres y mujeres para los demás y con los demás se considera una expresión moderna del humanismo que la educación Jesuita ha defendido desde sus principios. Objetivo final de nuestros esfuerzos educativos y nuestro énfasis en una fe que promueve la justicia.

El Padre Kolvenbach, en sus documentos sobre el Paradigma Pedagógico Ignaciano ratificó el planteamiento de Arrupe y expandió su significado al explicar que nuestro objetivo como educadores es la formación de hombres y mujeres competentes, conscientes, y comprometidos en la compasión (Padre Kolvenbach, 1993). Las 4C también han inspirado la renovación de la educación Jesuita en las últimas dos décadas. Muchas de nuestras instituciones las utilizan como una manera de explicar nuestra visión de educar personas integrales.

Las cuatro Cs sintetizan el verdadero sentido de la excelencia tal como lo explicó el Padre Kolvenbach: “máximo desarrollo de los dones y capacidades con los que cada persona ha sido dotada…para el despliegue de estos dones en el mejor servicio de los demás.

Recientemente, el Padre General Adolfo Nicolás ha hablado del significado de las cuatro Cs y de su contribución a la visión de la excelencia humana que ofrecemos a nuestros alumnos: «Estos cuatro calificativos expresan la “excelencia humana” que la Compañía de Jesús quiere para los jóvenes que nos confía la sociedad:

Conscientes, porque además de conocerse a sí mismos, gracias al desarrollo de su capacidad de interiorización y al cultivo de la vida espiritual, tienen un consistente conocimiento y experiencia de la sociedad y de sus desequilibrios.

Competentes, profesionalmente hablando, porque tienen una formación académica que les permite conocer con rigor los avances de la ciencia y de la tecnología.

Compasivos, porque son capaces de abrir su corazón para ser solidarios y asumir sobre sí el sufrimiento que otros viven.

Comprometidos, porque, siendo compasivos, se empeñan honestamente y desde la fe, y con medios pacíficos, en la transformación social y política de sus países y de las estructuras sociales para alcanzar la justicia»

En definitiva, la invitación es a reflexionar profundamente sobre cómo educamos, por qué educamos, y qué importancia tiene crear y mantener estructuras educativas, currículos y entornos que encarnen el tipo de
formación que queremos ver en nuestros estudiantes.

Secretariado de Educación Compañía de Jesús
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 611 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: