Escuela para la Vida

feyalegriaEste año el lema de Fe y Alegría es “Escuela para la vida”. En Fe y Alegría seguiremos insistiendo en la defensa de la vida, colocándonos nuevamente al servicio de esta causa, la cual está seriamente amenazada en nuestro país.

Vida no es simplemente “no morir”, hablamos de la vida en  abundancia, de la vida en plenitud como dice el Evangelio. Una “Escuela para la vida” resume el para qué de nuestro quehacer educativo: enseñar a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes a convivir en paz, a resolver los conflictos por vías pacíficas, a pensar antes de actuar, a tomar decisiones, a desarrollar sus inteligencias múltiples para ponerlas al servicio de sí mismo y de los otros, a rechazar la violencia venga de donde venga, a ejercer la ciudadanía – que supone derechos y deberes – establecer alianzas a favor de la paz y de la vida. Todo eso se dice fácil, pero implica un camino de paciencia, perseverancia y formación adecuada.

Una “Escuela para la vida” practica la Pedagogía de la escucha. Hoy los adolescentes están creciendo muy solos – muchos padres tienen que salir a trabajar todo el día y no todos los centros educativos tienen     tiempo y espacio para escuchar a los muchachos – solo poner nuestros oídos, sin prejuicios, para conocer sus miedos, sus tentaciones, sus sueños, les ayudaría a caminar con esperanza. La Pedagogía de la escucha se debe extender a los padres y a las madres, a veces tan solos también. Esta Pedagogía agudiza los sentidos para escuchar los silencios que a veces son como gritos que solicitan comprensión. El niño o la niña   pequeña que no hablan en el salón de clases tal vez esté muriendo     lentamente. La madre que no habla en una asamblea tal vez tenga su viacrucis en su hogar, y el adolescente que calla en el aula tal vez con su mirada quiere que sepan del miedo que le da transitar las calles de su comunidad.

Una “Escuela para la vida” practica la Pedagogía de la mano extendida. Con el puño cerrado se amenaza, con la mano extendida se ofrece ayuda, se transmite fuerza, se muestra acogida al que llega. La mano extendida comprende, no acusa ni juzga. No hay madre que no deponga su actitud de rechazo ante una mano extendida de un educador. La mano extendida evidencia que familia y escuela están en el mismo lado de la cancha. Con manos extendidas se hace una ronda para jugar. Con mano extendida se abraza. Con manos extendidas se cierran acuerdos, necesarios para defender la vida.

Una “escuela para la vida” practica la Pedagogía de la ternura y del buen humor. La ternura se cultiva y crece como onda expansiva. ¡Suficientes malos tratos hay afuera, suficientes peligros, suficientes amenazas como para que la escuela no trabaje para compensar los déficits de ternura! El sentido del humor también se enseña. La risa distiende, suaviza tensiones, disuelve distancias, tiene un valor terapéutico, sonreír y reír es señal de vida. Los muertos no ríen.

Una “Escuela para la vida” se entrena en el uso de la lupa para ver los signos de esperanza. Recuerda lo que decía Nelson Mandela, “en todas partes hay gente buena”. Amplía su mirada y recoge que en muchos hogares las madres y los padres bendicen a sus hijos por la mañana, sabe que hay muchas mujeres que madrugan para que los alumnos vayan con su desayuno en el morral, sabe que hay muchos padres que se esfuerzan por dar buen ejemplo, aunque no siempre sepan hacerlo adecuadamente. Son signos de esperanza los alumnos que transforman sus palabras   violentas en palabras amistosas, también lo son esas madres que cambian su manera de reprender a sus hijos y los corrigen sin maltratar al darse cuenta de su error, son signos de esperanza los centros educativos que reducen su violencia interna. Se requieren lupas para ver esos signos y no pensar que “no hay nada que hacer” o que son los otros los que deben dar los primeros pasos.

Una “Escuela para la vida” tiene directivos, educadores, porteros que sabe que de la puerta para dentro, los muchachos son su responsabilidad, por eso no valen las excusas de que la culpa es del otro. El personal tiene un papel que cumplir en la defensa de la vida, en el rechazo de la     violencia, en el cambio de prácticas inadecuadas, en la formación para tener más herramientas, en la denuncia cuando lo amerite, incluso en la exigencia de Políticas Públicas integrales para la protección de los niños y adolescentes, prioridad absoluta según la legislación venezolana.

La paciencia y la perseverancia son necesarias para la escuela que educa para la vida. Esta campaña de concientización es solo una acción que debe ser acompañada por el trabajo cotidiano. “Escuela para la vida” no es solo un buen lema, es nuestra prioridad

 Desde los espacios universitarios, la invitación es a contextualizar el lema “Escuela para la vida”

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el 4 mayo, 2014 en NoticiasIUJO, Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Escuela para la Vida.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: